LEY ANTIPANDILLAS EL SALVADOR PDF

El Salvador: The presence and activities of Mara Salvatrucha (MS or MS) and of .. “La Ley Antipandillas aún tiene vigencia dice Iglesia. La forma en que los gobiernos de El Salvador han abordado el fenómeno de las pandillas, al menos .. al Código Penal y Procesal Penal, así como la Ley. Penitenciaria pandillas, el Grupo de Tarea Antipandillas (GTA), conformado por. La Ley de la Defensa Nacional de El Salvador () en el artículo 4 No. 1 define a la PNC analiza disolución de Subdirección Antipandillas. La Prensa .

Author: Mazutilar Milrajas
Country: Sweden
Language: English (Spanish)
Genre: Medical
Published (Last): 5 January 2013
Pages: 276
PDF File Size: 20.59 Mb
ePub File Size: 18.71 Mb
ISBN: 164-7-31121-776-4
Downloads: 30891
Price: Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader: Melar

Harry dice estar harto, frustrado y convencido de que a El Salvador ya no le quedan opciones. Entre el abismo y las casas abandonadas hay un pasillo de maleza y ripio.

Es un “territorio liberado”, conquistado por ellos, dominado por ellos. Quienes no estaban de acuerdo, han huido. Otros han sido asesinados; otras han sido violadas. De 1, a 1, y luego a pey, Harry sugiere que hay un subregistro.

En la guerra entre pandillas, un pandillero que cae en territorio contrario es muy probable que no sobreviva. Pero no me ha salido nada…. Atado a un poste de luz hay un cabrito que bala cuando descubre las botas negras de Harry, que manda hacer un alto, se hinca y acaricia al cabrito. La chasquea y la regresa a su sitio. El cabrito sigue balando. El perro grande, negro y viejo levanta la cabeza, bosteza y nos mira con desgano.

Una a cada lado. Un eco responde desde el fondo:. El Salvador enfrenta la violencia con ensayos de prueba y error. Luego hacen como que lo esposan y lo encaminan hacia una mesa de concreto, con las manos sujetas a la espalda.

Harry no me responde. Tira la colilla de su cigarro y luego me pide que continuemos con el recorrido. Protestaban contra una requisa y unos traslados sorpresivos organizados por la PNC. Eso concluyeron los antimotines que ya no pudieron entrar. Sospecho que le molesta la ausencia de pandilleros en nuestro recorrido.

  IMM 5406 PDF

Se mueve en este barrio, en el que ahorita no pasa nada, como si fuera miembro del equipo SWAT. Fumaba un cigarro tras otro y me miraba, como hipnotizado, recostado en un carro patrulla. Estaban haciendo un servicio. Harry y su equipo le ayudaron. El poder de las pandillas devora a las comunidades. Alguien como Harry, con muchas ganas de hacer justicia con sus propias manos, puede interpretar esas reformas a su favor.

El segundo de los revolucionarios del Barrio El tercero era un MS. Eso no se miraba en tiempo de tregua. En las calles, en las canchas de nosotros. Los otros dos asintieron. Aunque nosotros siempre hemos tenido a la gente amarrada de la mano —dijo el revolucionario—. Estamos por terminar el recorrido cuando frente a Harry aparece la figura esbelta de su enemigo.

El Pandillero pudo haber corrido, pero la sorpresa lo ha dejado congelado. Short jeans flojo, tumbado, zapatillas Nike Cortez. El Pandillero repite un libreto que ya conoce: Harry lo catea, y cuando termina no lo suelta.

La historia judicial fracasada contra las pandillas

Mientras le habla, Harry se asegura de que yo lo vea. Harry deja ir a El Pandillero. Pero se siente miedo.

La reforma legal aprobada por la Asamblea Legislativa en resumen hace blandos los controles de vigilancia para la PNC. No estamos dando licencia para matar, porque aquel que cometa actos arbitrarios, aquel que maltrate, ya sea a un pandillero u otro tipo de ciudadanos, se le va a hacer el proceso penal y administrativo.

Ellos no respetan ni a su mujer. Solo respetan a sus hijos y a sus madres. Harry estrella su cara contra un escritorio. El pickup se detuvo fl de una cancha de basquetbol. Cuando conoce a alguien siempre pregunta: En su oficina apenas y gira el ventilador que lo refresca. En la mesa hay un ejemplo de esas pruebas. Y los agentes quieren estar armados, porque cuando entran y salen de los territorios de pandillas, cuando vagan como civiles, se sienten presas.

  HECTOR ANAYA EL ARTE DE INSULTAR PDF

La diferencia entre generaciones es notable.

Es cuando se llega a sentir el dolor de las personas. Ser bueno para la bueno y malo para lo malo. Yo no necesito andar botando puertas para solucionar este problema.

Y entonces uno dice: En el trayecto al hospital se va a morir. Harry se pone de pie y a medida que habla lo imagino entrar a su carropatrulla y tomar uno de esos conos. Me mira mientras hace de equilibrista:.

Va a seguir jodiendo.

Guatemala, Honduras y El Salvador lanzan una fuerza antipandillas trinacional – Infobae

O ponele el cono y presionalo con la bota Estrella la bota contra el suelo. Yo he hecho eso. Harry me confiesa que lo ha hecho ek, dos, tres veces. Pero al calor de esos momentos ni se piensa. Entonces ellos lo matan, agarramos a la clica y criteriamos a uno que haya participado del homicidio. Muchos conviven puerta con puerta, y la vida marcha normal hasta que alguien estalla. Al fondo hay una multitud.

Son actos descabellados los que yo le cuento, acciones de improvisto, al calor del momento. Lunes, 31 de Diciembre de La batalla por Ciudad Barrios.